You are here

Lago de Tota: El espejo del cosmos – un planteamiento integral de PUM

Lago de Tota es el lago más grande de Colombia, con un espejo de agua de casi 6.000 hectáreas, situado en una altura de 3.015 metros sobre nivel del mar. Es la casa de 168 diferentes especies de aves, de las cuales 10 son endémicas y 7 están en riesgo. El pueblo indígena Muisca solía llamar al lago el espejo del cosmos, y este es aún de gran importancia para la población actual. Más de 22 mil personas viven cerca de él, y muchos viven del mismo. 350 mil personas dependen de este lago para su agua diaria. 

En alto grado, el desarrollo de los productores de trucha, turismo y cultivo de cebolla hacen daño al mismo y a su medio ambiente por las malas prácticas. Sumemos la corrupción, una planta de tratamiento del agua residual que no está funcionando y los problemas en los páramos, y está claro que el problema del Lago de Tota es un problema en diferentes niveles, tanto literalmente, como figurativo. 
Hay varias iniciativas para mantener el Lago de Tota en un estado sano, donde algunas misiones de PUM también han tenido una contribución importante. ¿Qué iniciativas hay? ¿Cuál fue el papel de PUM? ¿Y qué más puede hacer PUM?

Fundación Montecito
A unos 20 minutos en carro del lago se encuentra una pequeña ONG, Fundación Montecito, dirigida por Felipe Velasco y su esposa Juanita Arango y con el apoyo de voluntarios. Después de haber prestado un pedazo de tierra a un productor de truchas, Felipe vio lo que sucedió con el lago en ese lugar y dijo que se había despertado. ¡Sintió que debía defender los intereses del lago! Fundación Montecito se hizo realidad en 2010. Y desde entonces están comprometidos con un lago más sano. No tanto en el sentido de no permitir que se desarrollen actividades, sino entendiendo la importancia económica y planteando formas de que estas actividades sean más responsables y respetuosas con el medio ambiente. La Fundación Montecito recibió un experto en PUM en 2015 quien dejó una marca importante.
 
Durante la primera misión de PUM, el experto de PUM y Felipe conversaron con unas 50 organizaciones; algunos locales y también grandes organizaciones internacionales como el Banco Mundial. Esta misión ha tenido un impacto considerable, tanto en el lago como en la propia Fundación Montecito. El experto ayudó con el mapeo de todos los actores, por lo que el papel de la Fundación se hizo más claro. Según Felipe, era simplemente más fácil con un extranjero abrir puertas dentro de Colombia. La visita del experto y las discusiones subsiguientes han impulsado regulaciones más estrictas para los criadores de truchas en el lago.
 
El experto no se quedó quieto después de regresar a casa e hizo varios contactos, que beneficiaron directamente al lago. Por ejemplo, el experto prestó más atención a la modulación de la calidad y cantidad del agua. Y se estableció contacto con expertos de la ASC (Aquaculture Stewardship Council), mejorando la sostenibilidad de la piscicultura en el Lago de Tota, PUM también proporcionó un nuevo experto para ayudar con la implementación. El primer experto regresó una vez más al Lago de Tota a título personal.

Productores de trucha
Los mayores contaminadores dentro del lago son los productores de truchas. En total hay siete, cada uno cosecha alrededor de 5,000 kilos de pescado a la semana en promedio. Recientemente, se estableció una norma que exige un recolector debajo de las jaulas de los peces, para que el exceso de comida y el excremento de los peces no se caiga al fondo. Se espera que, para marzo de 2018, todas las jaulas cuenten con recolectores. Detalle curioso: la autoridad ambiental solo tiene a un proveedor autorizado para este tipo de recolectores. El costo de cada uno de estos recolectores es de 7 millones de pesos colombianos. Lo cual resulta una inversión considerable si se tienen 70 jaulas de peces por piscicultor.

Los productores de truchas están preocupados por la sostenibilidad, a su manera. Uno de ellos solicitó una misión de PUM en 2016 ya que la compañía estaba buscando una nueva forma de procesar los desechos residuales; por ejemplo, para su utilización en hamburguesas de pescado. Sin embargo, el experto vio poco mercado para tal producto. Aconsejó entonces ampliar a otros tipos de peces, lo que le dio a la misión un enfoque ligeramente diferente. También se exploraron las posibilidades para sacar a toda la granja de truchas del lago y continuar en tierra firme. Eso resultó ser económicamente inviable y, por lo tanto, diseñó un sistema de recolección debajo de las jaulas de peces, que desafortunadamente no pudo implementarse debido a que el diseño autorizado por ley es diferente. Esta compañía en mención está dispuesta a seguir siendo sostenible, como en la utilización de paneles solares y de energía eólica. También continúan buscando soluciones para sus desechos residuales y trabajan en conjunto con otras productoras de truchas para convertir los desechos de los recolectores en algo útil.

El productor de truchas Truchicol también solicitó una misión PUM. Esta misión se centró más en la mejora de la calidad del agua. El experto dio recomendaciones en el campo de los sistemas, mangueras y motores para bombear el exceso de comida y excrementos de los recolectores. También buscaron juntos un buen sistema de compostaje. La granja ahora recolecta aproximadamente el 75% de los desechos, que se compostan y se usan en la producción de cebolla cercana. El propietario Angel Munar estaba entusiasmado con el conocimiento práctico que el experto de PUM trajo con él. Aunque él mismo ya estaba en el camino correcto, podía consultar con el experto si sus ideas traían beneficios a mediano y largo plazo. Los recolectores son parte del certificado ASC, lo que significa que existe un potencial de exportación a Europa.

Angel, un hombre carismático, piensa tanto en su billetera como en el medio ambiente y el lago. Los siete productores de truchas en el Lago de Tota se hablan entre sí, con Angel a menudo tomando la delantera en términos de sostenibilidad y compartiendo información con franqueza, algo que es poco común en Colombia. Pero ciertamente vale la pena. Angel dice que otro productor de trucha lo llamó casi en lágrimas cuando primero bombeó los desechos de los recolectores. Casi 400 kilos en una semana. ¡De solo cuatro jaulas! El hombre se persignó, pidiendo perdón y comprendió de inmediato por qué los recolectores son tan necesarios.

Cebollas, cebollas y más cebollas
Pero hay más actividades económicas cerca del Lago de Tota. La tierra fértil, la disponibilidad de agua y la distancia relativamente corta de la capital Bogotá (con un gran mercado de verduras y frutas) hacen que los terrenos alrededor del lago sean un lugar popular para el cultivo de cebolla larga. Hay un estimado de 7,400 productores. Quienes juntos cultivan alrededor de 2,400 hectáreas de cebollas. Por lo tanto, son en su mayoría pequeñas porciones de tierra, difíciles de controlar, pero aun así, muy rentable para el productor. Según el representante de PUM de Bogotá, Juan Alfonso Contreras, es tan rentable que la mayoría de los productores de cebolla, si pudieran, cultivarán aún dentro de su casa. En conjunto, esta región cultiva alrededor del 70% del consumo nacional.

Sin embargo, casi nadie cumple las reglas. Los cultivadores trabajan sin un plan, los fertilizantes y pesticidas químicos son baratos, y el uso de gallinaza cruda como abono es muy alto. Y ningún otro producto tiene la misma utilidad, lo que hace que la rotación de cultivos sea muy inusual y desde una perspectiva económica ilógica. El resultado son las enfermedades del suelo y los hongos, lo que aumenta aún más la dependencia de la utilización de químicos. Las malas prácticas agrícolas en cebolla para el Lago de Tota son una fuente importante de contaminación y preocupación y esto es claramente visible en los bordes del lago. Cerca del cultivo de cebolla aparecen en el lago grandes áreas con algas. Y a pesar de que son cosechadas y procesadas ​​por un "cosechador de algas" especialmente diseñado, el núcleo del problema no se aborda.
 
El certificado 'BPA' (Buenas Prácticas Agrícolas) sería una buena base, pero de los estimados 7,400 productores, solo 14 tienen un certificado BPA. Eso es alrededor de 0.19% y no hace falta decir que no es suficiente.
 
Asoparcela es un grupo de productores que sí optan por un cultivo limpio. De los 56 integrantes con los que comenzó el grupo, quedan muy pocos. Intentan mantener el suelo bien, rotando los cultivos y también cultivando papas y vegetales junto con cebollas, usan menos químicos que sus vecinos y hacen un uso más prudente del agua. Pero en Colombia todavía no hay mercado para su producción más limpia y más sostenible. Sus cebollas son un poco más delgadas y las otras verduras un poco más pequeñas, lo que las hace más difíciles de vender. Recibieron una misión de PUM en 2014 y Lucila Barrera, una de las cultivadoras, se atiene a lo que el experto de PUM le dijo. Ella lo llama ¨señor Yepes¨, porque su apellido holandés, Jippes, ella no lo puede pronunciar. "Solo tenemos una oportunidad para el Lago de Tota, no hay un plan B. El Señor Yepes ha dicho que estamos en el camino correcto, me atengo a eso. Quiero dejar una vida saludable para mis hijos ".
 
Los miembros de Asoparcela indican que el gobierno les ha ayudado mucho; entre otras cosas, con la construcción de una bodega con máquinas de corte y secado para las verduras. El mercado está ahí, pero no hay dinero para hacer otras inversiones, como la compra de verduras, materiales de empaque y mercadeo. Y quizás lo más importante: no hay nadie que realmente entienda cómo funciona y / o quién puede liderar dicho proyecto. Esto podría significar un rol de acción para PUM, aunque también es necesaria una orientación a más largo plazo. Además, es importante recaudar fondos para el desarrollo de esta bodega de procesamiento.
 
Conclusión: ¿Cuál es la influencia de PUM en la mejora del Lago de Tota?
El problema del Lago de Tota es infinitamente complejo, ya que los intereses económicos y los intereses del lago se encuentran, a veces, frente a frente. Las misiones PUM han hecho una contribución importante al desarrollo de la ruta hacia un lago más saludable.
 
Gracias a las misiones de PUM, se han abierto puertas que de otro modo permanecerían cerradas y se presentaron y mejoraron las ideas. La comunicación y el entusiasmo de los expertos de PUM después de las misiones también está dando sus frutos. Los contactos correctos se hacen con otras organizaciones (como las Autoridades Holandesas del Agua), existe un pensamiento conjunto sobre la protección tanto del lago como de toda la cuenca y existe una mayor reputación (internacional) y apoyo para el futuro sostenible del Lago de Tota.
 
Para PUM hay oportunidades en varias áreas. El Lago de Tota, por ejemplo, recibió un lugar entre los 100 mejores destinos sostenibles en 2017 (Top 100 sustainable destinations), que ofrece oportunidades para el turismo rural y sostenible (internacional). También se está trabajando arduamente para exportar la trucha, donde PUM podría brindar apoyo. El mayor impacto podría ser en la sostenibilidad del cultivo de cebolla, pero esto también requiere el apoyo del gobierno colombiano, en forma de regulación y control. Finalmente, los contactos de los expertos holandeses de PUM, tanto durante como después de las misiones, demuestran ser de gran valor en el objetivo compartido de lograr un Lago de Tota más sostenible. Todo ello, además podría enriquecer el objetivo de protección como humedal de importancia internacional y destino verde. 

Problema: ¿Qué tan contaminado está el Lago de Tota?
¿Cuál es exactamente el problema? ¿Qué tan contaminado está el Lago de Tota? Diferentes respuestas son posibles a esta pregunta:
Ya en 1983, Richard Vollenweider, limnólogo, llamó la atención sobre la producción de truchas. Esta forma de producción de peces significaría, sin control, un gran riesgo para el lago. Y una vez que los síntomas de la contaminación se revelaran, en realidad sería demasiado tarde. Pero desde entonces, solo se han producido más y más peces en el lago.

 Desde 2008, el profesor Nelson Aranguren está publicando investigaciones del agua en Lago de Tota, dando una gran alarma sobre la presencia de la bacteria Microcystis. Una bacteria que está asociada con el cáncer y que es difícil de filtrar del agua.
En 2012, José Efraín Ruiz (también limnólogo) declaró que el 10 por ciento del agua del Lago de Tota está contaminada con fósforo y nitrato, teniendo eutrofización y muchas algas como resultado. El 90 por ciento está en buenas condiciones en principio. No obstante, su investigación no expone mucho sobre la contaminación química.
Felipe Velasco de la Fundación Montecito explica que, aprendió que la salud de los lagos es como un péndulo. Lentamente se balancea hacia adelante y hacia atrás en un cierto nivel. Esa fluctuación es normal y hasta cierto punto incluso saludable. Pero el nivel de ese péndulo puede caer repentinamente por completo. Y luego hay un problema. Porque nunca puedes volver al nivel anterior.
Y aunque no es posible predecir cuándo el Lago de Tota caerá en ese nivel inferior, todos los involucrados indican que, sin más acciones, esta caída no está muy lejos.

A una altura solitaria: Los páramos
Los páramos son altiplanos únicos y solo se encuentran en los trópicos. En Sudamérica en solo cuatro países: Perú, Ecuador, Venezuela y Colombia. 50% de los páramos están en Colombia. Dicho de una manera simple: Este ecosistema único, que consiste en unas 5.300 especies de plantas (identificadas), extrae el agua de las nubes, y luego se filtra por las montañas y nutren las fuentes hídricas. Para una gran parte de Colombia es la principal fuente de abastecimiento de agua (potable).
Los páramos están protegidos por una llamada 'delimitación', en realidad es un esquema que marca el páramo y donde no pueden tener lugar actividades económicas. Sin embargo, esas líneas son elásticas en un país como Colombia, y lo que está en juego es muy alto. 

 Para muchas personas las minas de oro, la extracción de minerales o la agricultura son más lucrativos y más importantes que el páramo en sí mismo.
Lo mismo sucede con el páramo 'Tota Bijagual Mamapacha ', que se encuentra alrededor del Lago de Tota y el cual es el suministro de agua primaria de este. Algunos de los problemas que se presentan son que los pequeños agricultores manejan una o dos vacas o cultivan tierras para la agricultura. Otro es que las autoridades locales se hacen los ciegos ante la minería ilegal. Aunque esto puede parecer no tan dañino en la superficie total del páramo, es importante tener en cuenta que mucha gente tiene una o dos vacas alimentándose del páramo, y que muchas minas pequeñas igual hacen mucho daño. Además, es importante saber que las plantas que contribuyen a este ecosistema crecen muy lentamente. La planta más conocida, el frailejón, crece solo un centímetro por año. Destruir esta vegetación puede literalmente significar un declive de siglos.

Retos administrativos: Una amenaza en varios niveles
Aparte de las empresas y las ONG, hay un tercer elemento que juega un rol importante el cual es el gobierno. El grado de corrupción dentro de los diversos gobiernos es difícil de establecer. Lo que sí está claro es que, en el aspecto económico y ambiental, los gobernantes a veces están en desacuerdo. Para la muestra los siguientes casos: Un alcalde local rompió las viejas calles para construir una alcantarilla moderna y el filtro de agua asociado, luego las pavimentó y las dejó en buenas condiciones. Pero irónicamente este mismo es quién aprobó la explotación de una pequeña mina en el páramo para arreglar otra calle. 

El mismo director de las autoridades de control ambiental dice que todos quieren disfrutar de la belleza del Lago de Tota, pero para esto él propuso la construcción de un proyecto ecoturístico poco sostenible. Una nueva norma que hace que los recolectores sean obligatorios debajo de las jaulas de las truchas, pero el gobierno local autoriza a un solo proveedor para que los construya. Por último, las iniciativas para un cultivo de cebolla más limpio y más sostenible no suelen contar con apoyo porque los mayores productores de cebolla a menudo tienen un papel o puesto político.